artista espiritual animacion fric martinez carlos matiella animación yo peyote
(2012)

Libro ilustrado de espiritualidad callejera

01 mierda
01 mierda

press to zoom
02 TV
02 TV

press to zoom
31 somos vacio
31 somos vacio

press to zoom
01 mierda
01 mierda

press to zoom
1/31

Buenondismo en texto:

Esto se podría escuchar de cualquier persona:

“Me siento hecho una mierda. Estoy expuesto a mucha violencia en la 

 

televisión, en internet, en el tráfico, en la gente, en todas partes, pero 

 

sobretodo, ¡dentro de mi cabeza!

 

Que difícil es la vida, le tengo mucho miedo al futuro, no dejo de pensar 

 

todo el día, me gustaría que todo fuera diferente, sufro mucho todo el 

 

tiempo, ¿debería hacer más ejercicio? ¿comer más sano, ahorrar más, 

 

no envidiar al vecino por su coche nuevo, no desear tener razón en las 

 

conversaciones, no desear a la amiga de mi novia, ser más patriótico? 

 

¿debería leer más libros de espiritualidad, meditar más, meterme a 

 

clases de yoga, conocer más de imanes, pirámides, auras, ángeles, 

 

chacras, cuarzos, reencarnaciones, culturas indígenas, religiones y reiki? 

 

¿tener mas conocimiento de cómo conectarme con el cosmos, volverme 

 

budista, cristiano, hinduista o chamán?… ¡Nada de eso me ha servido!

 

Ya me hice vegetariano, me fui a vivir a un pueblo por un tiempo, 

 

memorizo palabras sagradas y conozco todo de las culturas orientales, 

 

leo mucho, doy propina, tengo seguro de gastos médicos mayores, soy 

 

muy amable y cortés con todos los seres, cada mes visito a los viejitos 

 

del asilo, en mi casa siempre prendo incienso, le mando mensajes de 

 

texto a mi Mamá todos los días, hago el saludo al sol y le pido permiso 

 

a la madre tierra por cada cosa que hago, ¡pero NADA me hace sentir 

 

bien!

 

Yo no pedí nacer en este mundo, no tuve elección. ¿Ahora resulta que 

 

tengo que vivir en esta violencia?

 

¿Por qué nadie me preguntó si quería luchar por décadas contra todos 

 

los impulsos que recibo diariamente en mi cabeza?

 

¡No entiendo nada! ¡Tengo mucho miedo!”

 

 

Los seres humanos tenemos miedo.

 

¡Y cómo no vamos a estar aterrados si únicamente somos unos changos 

 

lampiños dando vueltas en una esfera quién sabe donde!

 

Pero, ¿Qué es la existencia, este mundo, este universo, esta vida? 

 

¿Cómo es que habito un planeta? ¿Porqué existen las cosas? ¿Porqué 

 

hay un cosmos, un todo? ¿Tengo una vida o SOY la vida??

 

Un poco de perspectiva biológica.

 

Cuando la Tierra era muy joven, estaba cubierta de fuego 

 

completamente, y después de las primeras lluvias que duraron años, 

 

la combinación de agua y fuego permitió que existiera el clima, y con 

 

él, se hizo posible que surgieran los primeros seres vivos. A pesar de 

 

que eran muy básicos, a través de millones de años, la conciencia se 

 

encargó de que las células se duplicaran formando seres orgánicos cada 

 

vez más complejos, vida acuática más desarrollada, después anfibios, 

 

los reptiles, las aves, los mamíferos, y al cabo de 5 mil millones de años; 

 

seres inteligentes, conscientes.

 

 

¿Conscientes? ¿Qué es la conciencia?

 

Para empezar, la conciencia NO tiene nada que ver con el uso común 

 

que le da la gente al decir “me remuerde la conciencia” o “tienes negra 

 

la conciencia”

 

La conciencia es la inteligencia que lleva a una semilla diminuta a 

 

convertirse en un roble. La energía que permite a todos los seres 

 

duplicarse, mutar, transformarse y evolucionar. La fuerza que hace 

 

posible que tu cuerpo se regule, que se enamore y que se defienda.

 

A esa fuerza creadora le han puesto muchos nombres como; Dios, 

 

Madre Naturaleza, Inteligencia Cósmica, Energía Creadora, Fuerza 

 

Universal, Mente cósmica, Vida… Conciencia.

 

La conciencia ha existido y existirá siempre (independientemente de la 

 

teoría de tu preferencia de cómo se creó el universo y esas cosas).

 

Con el tiempo, la conciencia a "pasado a través" de los seres, generación 

 

tras generación, decidiendo qué adaptaciones le funcionan mejor para 

 

crear seres más complejos, y evolucionó hasta lograr recientemente 

 

su última creación; la mente humana, seres con un encéfalo muy 

 

desarrollado, conscientes de si mismos.

 

¡Por fin la conciencia es consciente de si misma!

 

 

¿Conscientes de sí mismos?

 

Sí. Un pez no sabe que él existe, un reptil no sabe que se va a morir 

 

algún día, un perro no sabe que fue creado por la evolución. Es más, un 

 

niño de meses no sabe que él vive como un ser separado de su madre.

 

Consciente de ti mismo, en pocas palabras quiere decir que sabes que 

 

existes.

 

Cada vez que te reconoces en el espejo, es la conciencia viéndose a si 

 

misma.

 

Esto quiere decir que tú no tienes una conciencia y yo tengo otra 

 

conciencia, sino que solo existe la conciencia.

 

Si, somos súper conscientes, pero…

 

¿Porqué vivimos en guerra, envidiamos al vecino, queremos tener la 

 

razón siempre, somos narcisistas, mentimos para dar una imagen de 

 

éxito y felicidad, somos violentos, acaparamos todo para nosotros? 

 

¿Por qué no vivimos como las hormigas? En armonía automática, 

 

en incuestionable colectivo, ellas subsisten felizmente. En el caso 

 

de los humanos, unos se mueren de hambre, y otros estamos

 

sobrealimentados deseando cada vez más satisfacciones. ¿Por qué?

 

Básicamente es por la separación, por el ego.

 

 

¿Qué es el ego?

 

Si estuvieras en el hospital con amnesia y te visitaran tus amigos para 

 

decirte quién eres, ellos te dirían si eres católico, panista, americanista, 

 

que eres licenciado, y que te llamas Juanito. Esa persona a la que están 

 

describiendo es tu EGO.

 

El ego es la suma de tus vivencias. La persona que crees que eres. Lo 

 

que piensas de ti. El resultado del condicionamiento impuesto por tus 

 

vivencias.

 

Veámoslo como si la vida fuera una película que sucede realmente, 

 

independientemente de que tu existas o no existas, la película sigue 

 

existiendo.

 

Pero tu tienes una interpretación personal respecto a la película.

 

Tu tienes tu película.

 

La objetividad es la película real, y la subjetividad es tu versión de la 

 

película.

 

Al tener una versión propia de la película hay separación. Ya que toda 

 

la película la estas viendo proyectada en tu mente. No tenemos la 

 

capacidad de ver la película sin el filtro de nuestra mente, de nuestro 

 

ego, de nuestra subjetividad, de nuestra separación. Lo que vemos es 

 

una ilusión, una versión limitada. Nuestro cerebro es limitado, solo es un 

 

órgano primitivo, biológico, en evolución.

 

El ego es el filtro con el que vemos las cosas.

 

Pensamos con nuestras vivencias.

 

Así que te comportas como un licenciado católico, mexicano, panista, 

 

americanista, llamado Juanito.

 

Ese Juanito es tu ego. Ya no estas viendo la vida, sino tu vida. Es 

 

separación.

 

No eres algo separado de la vida. De hecho todas las cosas son la vida. 

 

Más aún, solamente existe la vida. Por eso a veces escuchamos frases 

 

como “tu no existes realmente”. Solo existes cuando juntas la piezas de 

 

tus vivencias y respondes a ellas.

 

Nos separamos de los demás seres humanos y de las otras especies al 

 

pensar "Yo tengo una vida", en lugar de solamente ser parte de la vida. 

 

Ser la vida. Ese corte que hacemos al creer que somos un ente separado 

 

o una entidad aparte de la existencia es la razón de todos nuestros 

 

problemas, y es la razón por la que sentimos tanto miedo y deseo de 

 

estar todo el tiempo satisfechos, seguros, amados.

 

Nuestra piel simboliza la separación de fuera de mí y dentro de mí. 

 

Tu no eres un alguien, eres una cosa.

 

El alguien es el ego. La separación.

 

Hemos solidificado el formato que nos impusieron nuestras vivencias. 

 

Respondemos ante los impulsos utilizando la personalidad creada.

 

Tenemos una versión subjetiva y limitada de la realidad. Nuestra 

 

versión.

 

Nuestra mente es limitada y no percibe la realidad en su forma objetiva. 

 

Estamos en el punto de la evolución en donde tenemos la conciencia 

 

suficiente para comunicarnos, crear súper tecnología y guerras; pero 

 

todavía no evoluciona nuestra mente lo suficiente como para trascender 

 

nuestro ego. Ver la película. Ser la película.

 

No tenemos la capacidad de ver la película objetivamente, sino que 

 

todavía vemos nuestra versión de la vida, que es una ilusión.

 

¡Todavía no tenemos suficiente conciencia en nuestros cuerpos!

 

El ego es una traba para el camino de la evolución.

 

Las experiencias de nuestra vida han marcado el condicionamiento

 

en el que vivimos. Muchos eventos de nuestro pasado, no logramos 

 

digerirlos y los tenemos en el sótano de nuestra mente utilizando una 

 

gran parte de nuestra energía vital. Pero a nuestro cerebro no le gusta 

 

tener acceso a estos traumas y se protege creando un ego sólido, rígido, 

 

condicionado, esclavizador, separatista.

 

Los traumas son las experiencias -por más sencillas que sean- que nos 

 

condicionaron la mente sin que nos diéramos cuenta. ¡Puede ser tan 

 

simple como un día que la maestra no te dejó ir al baño cuando ibas en 

 

segundo de primaria!

 

Queremos ser alguien más, alguien mejor, escapar de nosotros mismos, 

 

vengarnos de todos los que nos dañaron, por eso adoptamos creencias, 

 

rituales, personalidades, religiones, grupos, doctrinas, asociaciones, 

 

prácticas, etc... ¡es miedo!

 

Pensamos que creciendo nuestra personalidad suprimiremos los 

 

conflictos internos, pensamos que si adoptamos ciertos conocimientos 

 

taparemos el pasado, así que adoptamos formas de pensar y nos 

 

llenamos de conocimiento. Pero mientras más cosas agreguemos a 

 

nuestro ser, más separado estará del resto, y más lejana la curación real 

 

del conflicto; sanar a tu niño interno.

 

La forma de cambiar el mundo es sanando al individuo, la forma de 

 

sanarte es vaciar tus traumas y trabajar localmente. Cuando abres tu 

 

mente y trabajas en traer estos traumas arraigados del inconsciente 

 

al consciente, evaporas el condicionamiento y los impulsos que te 

 

obligaban a querer tapar el sufrimiento. 

 

No debes agregar más cosas a tu ser, sino vaciarlo.

 

Como ser más conscientes y qué beneficios puede tener?

 

El simple hecho de estar alerta. Consciente. Todo el tiempo.

 

Sentir la película todo el tiempo, no solo vivir nuestra versión de la 

 

película.

 

Es suficiente saber todo el tiempo si estas siendo tu ego, o si estas 

 

viéndolo todo desde fuera, desde la película, desde la realidad, desde la 

 

unidad. No debes filtrar tanto la realidad, hacerla tuya. No es de nadie 

 

porque tu no eres nadie!

 

 

"Piensa global, actúa local"

 

Pensar global es desear el orden en el mundo, y saber lo que necesita la 

 

humanidad.

 

Actuar local es sanarte TU, para que puedas sanar a los seres cercanos y 

 

después a los más lejanos, hasta abarcar al universo entero.

 

No puedes cambiar el mundo, solo puedes sanarte a ti. Sólo cuando tu 

 

estés sano en el interior, vibrarás en la frecuencia que transforma el 

 

exterior.

 

Después de todo, somos vacío.

 

Básicamente estamos formados de vibración. Todos los cuerpos, todos 

 

nuestros órganos, por más sólidos que parezcan, más allá de los átomos 

 

y electrones, están formados por vibración a diferentes frecuencias 

 

aparentando ser sólidos. Esto es un hecho, no es una creencia, no 

 

estamos en los ochentas como para que se pueda dudar de este 

 

conocimiento científico.

 

 

Buenondismo.

 

Partiendo de que sólo existen cuerpos vibrando y conciencia:

 

"Buenondismo es ser vibración positiva; un cuerpo cooperativo , un 

 

conducto vacío que facilita la evolución de la conciencia para que pase a 

 

través de ti, sin las trabas de la separación del ego.

 

De ser posible; emitir conciencia a otros seres; somos como antenas que 

 

reciben una señal WiFi y la transmitimos hacia otras antenas.”

 

 

¿Por qué cojones?

 

¿Por qué ser buena onda? ¿Porqué cuidar del planeta y los seres?

 

No por razones morales, espirituales, religiosas o sociales. No por el 

 

qué dirán, ni para tener un diploma, o que te halaguen, ni siquiera para 

 

sentirte bien o hacer sentir bien a otros, ¡ni para salvar el mundo!

 

Hacerlo por amor, que es la frecuencia de vibración más elevada, 

 

hacerlo por la evolución, por mandato universal. ¡Por el simple hecho 

 

de duplicarte como lo hacen las células y servir humildemente como el 

 

conducto que utiliza la conciencia para seguir su camino!

 

Mantenerte vacío de ti genera amor y disfrute, esa es la forma en la que 

 

el ser humano esta comenzando a terminar con todo el sufrimiento de 

 

las guerras externas e internas.

 

Con el simple hecho de estar consciente estarás cooperando como 

 

especie, como animal, como cuerpo, como ente, como célula, como 

 

vibración.

 

 

¡No eres un ente importante, eres una célula, sólo eres el cuerpo que la 

 

conciencia esta utilizando en este instante para pasar a través de ti para 

 

seguir con su camino!

 

 

¡Así que cooperandito porfavor!

 

Carlos Matiella